Contactanos

Vecinales

“Nuestra base es el equipo” Iara Lugo jugadora del equipo femenino del Lanús Rugby Club

Publicado hace

Es jugadora de rugby, tiene 24 años e integra el equipo femenino del Lanús Rugby Club. La historia de Lara es la de miles de deportistas viven a diario: la de la incertidumbre de no saber cuándo volverán a competir, la de entrenar en casa a la espera de que ese esfuerzo de sus frutos.

Imaginen dedicar toda una vida al deporte, a la preparación física, a los entrenamientos para futuras competiciones y que de golpe un día alguien les diga que el club del que forman parte deberá cerrar sus puertas a causa de una pandemia. Imaginen ahora haber llegado al día 90 de aislamiento, buscando alguna motivación para entrenar, tratando de mantener unido a un equipo, intentando que ninguna afloje porque si no hay equipo no hay nada. Esa es la realidad de miles de deportistas no solo en el país, sino en todo el mundo.

En marzo el Coronavirus cambió la vida de todas y todos los argentinos, quienes modificaron aspectos cotidianos a la espera de ganar la batalla, de volver a salir, de recuperar los afectos, los hobbies, las pasiones. Hoy contamos la historia de Iara, deportista de Lanús Rugby Club, que como otros y otras tantas luchan contra la ansiedad y sueñan con el día en que todo vuelva a ser como antes, como cuando se entrenaba en conjunto y al aire libre, como cuando salir de casa para ir al club no representaba un peligro.

¿Recordás el último entrenamiento?

Recuerdo que fui al club con mi hermana y dos amigas, fuimos a entrenar. Cuando terminamos, todos los chicos de superior y el presidente del club se acercaron para contarnos que UAR había anunciado que se cerraban los clubes hasta nuevo aviso.

¿Qué fue lo primero que pensaste cuando anunciaron por primera vez el aislamiento?

Pensé que iba a ser de dos semanas, tranqui, pero después ya no. Veíamos que se iba extendiendo.

¿Hubo alguna charla de grupo ante el nuevo contexto?

Sí. Estuvimos incentivándonos. Tuvimos una semana en la que no hicimos nada, nos estuvimos adaptando. Pero a partir de la segunda nos bajamos zoom y empezamos a entrenar juntas. Hacíamos desafíos y cosas como para mantenernos unidas.

Más allá de lo deportivo e individual, hay una lógica de equipo que también necesita mantenerse en movimiento, ¿cómo trabajan estos aspectos?

Primero pensar que tenemos que estar juntas porque ninguna juega sola. Tenemos que entrenar todas, ya sea juntas por zoom, juntas por WhatsApp o como sea. Nuestra base es el equipo, ninguna se destaca sola, nos destacamos como equipo, esto incluye al staff de entrenadores, al manager y a las jugadoras. Siempre tratamos de buscarle la vuelta para mantener al grupo unido. Ni creérnosla ni sentirnos menos en relación a otros equipos.

A más de 90 días de aislamiento, ¿cómo está hoy el equipo y a qué aspira para su regreso?

El equipo está bien. Tuvimos nuestros altibajos, tuvimos semanas en las que entrenaron tres o  cuatro chicas, eso fue un bajón a mitad de la cuarentena pero a partir de eso buscamos nuevas estrategias, como por ejemplo dividir el grupo en subgrupos por afinidad para entrenar juntas. A esto lo llamamos “autogestión de entrenamiento”, entonces nuestro coach nos pasa la rutina y, si queremos, mandamos fotos de la llamada por WhatsApp, que es la plataforma que usamos porque nos resulta más abarcativa.

Desde lo individual, ¿cómo te entrenás en tu casa?

En mi casa entreno con mi hermana, que también juega en el equipo. Le dedicamos una hora por día, que es lo que nos lleva la rutina. Cuando es por zoom con el equipo entrenamos hora y media. En total serán seis horas semanales, es poco pero la motivación a veces no ayuda porque no tenemos ganas de hacer nada, pero hay días que sí. El entrenamiento en equipo influye mucho.

¿Tenían algún torneo pendiente?

Teníamos el partido del top 8 de URBA. El año pasado habíamos terminado terceras y este año aspirábamos a llegar alto para ir al Nacional de Clubes. Para el regreso aspiramos a ser la misma cantidad que éramos cuando anunciaron la cuarentena y llegar en estado físico óptimo, porque no muchas tenemos las condiciones necesarias en cuanto a espacio para entrenar. Y aspiramos a cuando volvamos al club volver con todo, hacer la pretemporada que arrancamos con mucho sacrificio el 8 de enero.

¿Qué aspecto creés que fue el más castigado por el coronavirus dentro de esta disciplina?

A nivel club lo económico. El club está en equilibrio pero las cuotas que se pagaban en efectivo ya no se pagan, se rebajaron salarios. Otro problema es el estado físico, eso se perdió un montón, comemos más, subimos de peso, nos agarra ansiedad y eso influye muchísimo sumado a los problemas personales que cada una pueda tener.

¿Cómo imaginás la vuelta a las canchas?

La vuelta a la cancha es lo que más espero porque yo el año pasado me rompí el ligamento cruzado, me operé y estoy en recuperación. Se juntó todo: la pandemia y mi lesión. Tengo mucha ansiedad, me imagino el corazón que te va a mil en la entrada en calor o cuando suena el pitido inicial. Nosotras decimos que en ese momento tenemos la mente fría y el corazón caliente. El rugby se juega más con la cabeza pero las emociones de ese momento son lo que a mí más me hacen pensar en esa vuelta a la cancha.

Por Laura Cabrera Periodista Secretaria de comunicación social.

Vecinales

San Isidro: Tratan el estrés de pacientes con covid-19 en aislamiento domiciliario

Publicado hace

El Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central brinda contención psicológica por teléfono. Con diferentes herramientas, el Dr. López Rosetti y su equipo ayudan a los pacientes a atravesar este momento.

Vivir en aislamiento domiciliario tras ser diagnosticado covid positivo puede generar una situación de estrés. Para cuidar la salud mental de estos pacientes, desde el Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central de San Isidro se realiza un trabajo de contención psicológica por teléfono para manejar el estrés.

 

“Cuando el diagnóstico por hisopado da positivo la carga psicológica de esta noticia es alta en el paciente, generando una situación de estrés. Ese aislamiento social domiciliario puede tener consecuencias futuras como estrés postraumático. Por eso, es clave acompañarlos en este momento con contención y herramientas para manejar el estrés”, explicó Daniel López Rosetti, jefe del Servicio de Medicina del Estrés.

 

El sistema funciona de la siguiente manera: el equipo de Medicina del Estrés recibe por parte de Salud Pública la lista de pacientes en aislamiento domiciliario. El Dr. López Rosetti y su equipo se ponen en contacto y realizan un seguimiento desde el inicio hasta que el paciente reciba el alta epidemiológica. Se realizan llamados telefónicos, se envía información y videos vía WhatsApp, entre otras herramientas.

 

continuar leyendo

Vecinales

La Matanza: Arroyo y Basterra visitaron una huerta del programa creado por el INTA y que cumplió 30 años

Publicado hace

Los ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Desarrollo Social de la Nación, Luis Basterra y Daniel Arroyo, acompañados por autoridades nacionales, provinciales y municipales, encabezaron el martes la visita y recorrida del predio de la Asociación Civil Cirujas, una organización que hace más de 20 años trabaja de manera conjunta con el programa ProHuerta, en el marco de su 30.° aniversario.

“El ProHuerta es un instrumento del que la gente se apropió, sus promotores no son sólo eso, también son argentinos que están trabajando por la solidaridad y en articulación con el que más lo necesita. Y esta es la forma de poner a la Argentina de pie. Lo que expresa Ciruja es justamente que, cuando hay una política de Estado correcta, la gente se apropia. ProHuerta siempre está yendo al rescate del más humilde y del más necesitado. Y acá lo vemos en toda su potencia como se articula el trabajo de una comunidad. Esto es lo que nosotros necesitamos, es el concepto de unidad”, afirmó Basterra.

Por su parte, Arroyo destacó que “la reconstrucción de la Argentina viene por la producción de alimentos y el ProHuerta es central en este camino”.

El ministro de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez, remarcó que: “Nos parece significativo estar en este lugar que tiene una trayectoria de muchos años, el ProHuerta se ha manifestado como un programa que ha permitido darle herramientas a quien lo necesita para generar empleo y producción de alimentos”.

Asimismo, la presidenta del INTA, Susana Mirassou, subrayó que es fundamental el rol de las organizaciones, trabajando, vinculándose con la comunidad, con el municipio. “Agradecemos y destacamos a las 3000 organizaciones comunitarias rurales que en todo el país están trabajando de la misma manera. Permítanme también, incorporar el tema de género, donde hay un 67 por ciento que son mujeres al frente de estas organizaciones y que están tratando y trabajando incansablemente para llevar la alimentación a sus familias, a las comunidades, a las escuelas”.

En el predio de Asociación Civil Cirujas se desarrollan actualmente huertas, granjas y viveros. Funciona allí un centro de cría de pollitos. Se crían durante su primer mes de vida antes de ser entregados a las familias, de manera de asegurar una mejor supervivencia y un plan sanitario. Agregado de valor: se financio un proyecto especial para una sala de elaboración de dulces y conservas. En funcionamiento desde 1997.

Participaron además del encuentro: la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso; el secretario de Desarrollo Social del Municipio de La Matanza, Nicolás Fusca; la responsable institucional de Cirujas Asociación Civil de La Matanza, Raquel Insaurralde junto con otras autoridades provinciales y municipales.

Acerca del programa Prohuerta

El Programa ProHuerta es una política pública llevada adelante en conjunto entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que está cumpliendo 30 años de trayectoria trabajando por la seguridad y soberanía alimentaria en la Argentina.

A partir de la sanción en 2014 de la Ley Nacional de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar (Ley N° 27.118), ProHuerta inició una nueva etapa donde, además de continuar su estrategia tradicional de promoción de la autoproducción de alimentos, se desarrollaron nuevas herramientas, proyectos especiales y grupos de abastecimiento local para poder incluir en su trabajo a los productores de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y promover la producción agroecológica de alimentos, el acceso al agua y los recursos productivos necesarios, el desarrollo de ferias, mercados populares y otras estrategias de comercialización de proximidad.

Luego de estos 30 años de trabajo alcanza a 4 millones de personas, del campo y de la ciudad, gracias a una red federal de 9.192 promotoras y promotores voluntarios, promoviendo más de 744 ferias agroecológicas.

El programa trabaja además con 637.847 huertas. De ese total, son: 617.975 familiares; 1.826 comunitarias; 5.046 huertas institucionales y 13.000 escolares. Además, ha permitido el acceso al Agua a más de 16.000 familias rurales.

Coordinando acciones con más de 3.000 organizaciones e instituciones en todo el país, como la Asociación Cirujas (Red de Organizaciones barriales de La Matanza).

Frente al contexto de emergencia alimentaria el ProHuerta ha sido reconocido por el Presidente de la Nación (discurso de apertura de sesiones) como una herramienta que puede aportar mucho a la lucha contra el hambre y la promoción de derechos de las familias.

continuar leyendo

Vecinales

«Alta Movida» es el nuevo programa de participación juvenil de Lanús

Publicado hace

Esta propuesta destinada a vecinos de entre 14 y 30 años fomenta el interés en el diseño de políticas públicas.

En el marco del Día Mundial de la Juventud, el Municipio presentó Alta Movida, un espacio de desarrollo e inclusión para que los adolescentes y adultos jóvenes puedan intercambiar ideas, generar herramientas de crecimiento constante y sentirse parte de un equipo de trabajo con intereses afines.

«Estamos convocando a vecinos de entre 14 y 30 años para que sean protagonistas y participen del desarrollo de políticas públicas», señaló el subsecretario de Empleo y Juventud local, Ricardo Rodríguez.

Alta Movida se constituye además, como una propuesta destinada a facilitar a sus integrantes el acceso a la educación, el deporte, la cultura y el mundo laboral, como así también, incentiva a sus miembros a involucrarse y formarse en cuestiones de salud, género, ambiente o tecnología.

Este programa está dividido en seis comisiones según el área temática. Las mismas son: Cultura y Educación, Salud y Género, Compromiso Social, Empleo y Tecnología, Deportes y Ambiente.

Los interesados deberán completar una breve encuesta que está disponible en el sitio oficial del Municipio. Para más información, se puede ingresar a www.lanus.gob.ar/altamovida

continuar leyendo

Destacado

This site is protected by wp-copyrightpro.com