Contactanos

Vecinales

San Isidro:Hizo un curso para aprender a cuidar a mayores y descubrió su vocación

Publicado hace

Miryam Cardilli, vecina de Boulogne, cursó el taller “El Arte De Cuidar”, que dicta el Municipio con la Fundación OSDE. En un geriátrico, cuidaba a una señora de 93 años y generó un vínculo tan fuerte que decidió llevarla a vivir a su casa.

«El curso de Asistente del Arte de Cuidar me cambió la vida; me ayudó a descubrir mi vocación y a conocer a mi madre del corazón», expresa con emoción Miryam Cardilli, vecina de Boulogne, que el año pasado egresó junto con su marido de este taller que brinda el Muncipio de San Isidro con la Fundación OSDE. Empezó a trabajar en un geriátrico, se encariñó tanto con una señora de 93 años, que decidió llevarla a vivir a su propia casa justo a un mes del inicio de la cuarentena obligatoria.

 

Teniendo en cuenta los problemas y deficiencias en el ecosistema de cuidados de los adultos mayores y que las personas con más de 65 años representan casi siete millones de los habitantes de nuestro país -y que al menos un 30% de ellos padecen de alguna discapacidad-, el Municipio de San Isidro desde el año 2013 brinda una capacitación en conjunto con la Fundación OSDE para aprender a cuidar y brindar una atención de calidad a personas de la tercera edad.

 

El curso ya suma más de 400 cuidadores egresados y tiene una tasa de empleo superior al 90 por ciento.

 

Un claro ejemplo del éxito de esta iniciativa es Miryam Cardilli que tras egresarse comenzó a trabajar en un geriátrico, donde conoció a Delia de 93 años, que no tiene movibilidad en sus miembros inferiores y que sufre de problemas cardiovasculares. «Los hijos notaban su deterioro, pero no la podían cuidar. Entonces decidimos con mi marido proponerles si podíamos llevarla a mi casa porque teníamos una habitación disponible», cuenta Cardilli.
 

Sabiendo el cariño que Miryam tenía por Delia, los familiares decidieron aceptar la propuesta y justo un mes antes del comienzo de la cuarentena obligatoria se fue a vivir a su casa, en Boulogne. Allí, ya la esperaba una habitación especialmente acondicionada para ella. Los cambios fueron notables: pasó de pesar 35 kilos a cerca de 60, su problema coronario se estabilizó y comenzó a realizar ejercicios para sus piernas. El ambiente donde vive, la atención personalizada y sobre todo el gran amor fueron las claves para la pronta recuperación. 

 

«Me ayudaron muchísimo las prácticas intensas en el Hospital Central de San Isidro, cuidando a pacientes con distintas patologías», valora Cardilli sobre el curso. Y también destaca el aprendizaje en bioseguridad: «Me permitió animarme y obtener todas las herramientas para hacer curaciones».
 

Entre las diversas tareas que se enseñan en la capacitación se encuentran la higiene y el arreglo personal, la administración de medicamentos y la colaboración con las prácticas indicadas por el profesional a cargo, la preparación y administración de sus alimentos, la prevención de accidentes, el desarrollo de actividades recreativas y ocupacionales, la colaboración con el equipo profesional y, especialmente, con el grupo familiar.
 

Lejos de imaginar que se vendría una enfermedad conocida como coronavirus que mantendría en vilo al mundo entero, Myriam explica que hizo el curso “en el momento indicado, fue casi premonitorio”. Y agrega: “Aprendimos las medidas preventivas para disminuir el riesgo de infectarse o enfermarse justo para este momento», señala la egresada del curso del Arte de Cuidar. 

 

En ese sentido, cuenta que ella y Delia realizan una cuarentena estricta, ya que las personas de más de 60 años, y especialmente las de más de 80, son particularmente vulnerables al COVID-19. 

 

«San Isidro es el lugar en el país que tiene mayor cantidad de egresados del taller del Arte de Cuidar, con unos 400 cuidadores. Los egresados están preparados para asistir a los adultos mayores en todos los sentidos; estimularlos psicológicamente, administrar los medicamentos y los alimentos», afirma Arturo Flier, secretario de Integración Comunitaria del Municipio. 

 

Acerca de la tasa de empleo que genera el curso, Flier cuenta que supera el 90 por ciento y que el 10 restante lo hace para asistir a familiares de una forma profesional. 
 

Si bien el aislamiento físico puede proteger a nuestros adultos mayores del virus altamente contagioso que asola el mundo, los expone a otro desafío menos comprendido: la soledad. Para lidiar con esta situación, Cardilli relata: «Juego a la escoba del 15, le hago videollamadas para que vea a sus hijos, miramos viejas novelas en el canal Volver y también el canal Gourmet porque le gusta la cocina».

 

Otra cuestión importante comenta que es «ayudarla sin intimidarla y respetar su identidad». Para ello, indica: «La saludo con un buen día Delia, le digo que día es, y tenemos una rutina con los horarios establecidos».

 

Para finalizar, Cardilli les recomienda el curso a los vecinos. «Si les gusta cuidar abuelos o si buscan una salida laboral no duden en realizarlo. Tenemos un aval importante y el curso nos permite tener todas las herramientas para trabajar profesionalmente. Además, siempre hay alguien a quien cuidar, sea un tío, amigo, padre, abuelo», afirma. 

 
 
 

Vecinales

San Isidro: Tratan el estrés de pacientes con covid-19 en aislamiento domiciliario

Publicado hace

El Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central brinda contención psicológica por teléfono. Con diferentes herramientas, el Dr. López Rosetti y su equipo ayudan a los pacientes a atravesar este momento.

Vivir en aislamiento domiciliario tras ser diagnosticado covid positivo puede generar una situación de estrés. Para cuidar la salud mental de estos pacientes, desde el Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central de San Isidro se realiza un trabajo de contención psicológica por teléfono para manejar el estrés.

 

“Cuando el diagnóstico por hisopado da positivo la carga psicológica de esta noticia es alta en el paciente, generando una situación de estrés. Ese aislamiento social domiciliario puede tener consecuencias futuras como estrés postraumático. Por eso, es clave acompañarlos en este momento con contención y herramientas para manejar el estrés”, explicó Daniel López Rosetti, jefe del Servicio de Medicina del Estrés.

 

El sistema funciona de la siguiente manera: el equipo de Medicina del Estrés recibe por parte de Salud Pública la lista de pacientes en aislamiento domiciliario. El Dr. López Rosetti y su equipo se ponen en contacto y realizan un seguimiento desde el inicio hasta que el paciente reciba el alta epidemiológica. Se realizan llamados telefónicos, se envía información y videos vía WhatsApp, entre otras herramientas.

 

continuar leyendo

Vecinales

La Matanza: Arroyo y Basterra visitaron una huerta del programa creado por el INTA y que cumplió 30 años

Publicado hace

Los ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Desarrollo Social de la Nación, Luis Basterra y Daniel Arroyo, acompañados por autoridades nacionales, provinciales y municipales, encabezaron el martes la visita y recorrida del predio de la Asociación Civil Cirujas, una organización que hace más de 20 años trabaja de manera conjunta con el programa ProHuerta, en el marco de su 30.° aniversario.

“El ProHuerta es un instrumento del que la gente se apropió, sus promotores no son sólo eso, también son argentinos que están trabajando por la solidaridad y en articulación con el que más lo necesita. Y esta es la forma de poner a la Argentina de pie. Lo que expresa Ciruja es justamente que, cuando hay una política de Estado correcta, la gente se apropia. ProHuerta siempre está yendo al rescate del más humilde y del más necesitado. Y acá lo vemos en toda su potencia como se articula el trabajo de una comunidad. Esto es lo que nosotros necesitamos, es el concepto de unidad”, afirmó Basterra.

Por su parte, Arroyo destacó que “la reconstrucción de la Argentina viene por la producción de alimentos y el ProHuerta es central en este camino”.

El ministro de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez, remarcó que: “Nos parece significativo estar en este lugar que tiene una trayectoria de muchos años, el ProHuerta se ha manifestado como un programa que ha permitido darle herramientas a quien lo necesita para generar empleo y producción de alimentos”.

Asimismo, la presidenta del INTA, Susana Mirassou, subrayó que es fundamental el rol de las organizaciones, trabajando, vinculándose con la comunidad, con el municipio. “Agradecemos y destacamos a las 3000 organizaciones comunitarias rurales que en todo el país están trabajando de la misma manera. Permítanme también, incorporar el tema de género, donde hay un 67 por ciento que son mujeres al frente de estas organizaciones y que están tratando y trabajando incansablemente para llevar la alimentación a sus familias, a las comunidades, a las escuelas”.

En el predio de Asociación Civil Cirujas se desarrollan actualmente huertas, granjas y viveros. Funciona allí un centro de cría de pollitos. Se crían durante su primer mes de vida antes de ser entregados a las familias, de manera de asegurar una mejor supervivencia y un plan sanitario. Agregado de valor: se financio un proyecto especial para una sala de elaboración de dulces y conservas. En funcionamiento desde 1997.

Participaron además del encuentro: la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso; el secretario de Desarrollo Social del Municipio de La Matanza, Nicolás Fusca; la responsable institucional de Cirujas Asociación Civil de La Matanza, Raquel Insaurralde junto con otras autoridades provinciales y municipales.

Acerca del programa Prohuerta

El Programa ProHuerta es una política pública llevada adelante en conjunto entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que está cumpliendo 30 años de trayectoria trabajando por la seguridad y soberanía alimentaria en la Argentina.

A partir de la sanción en 2014 de la Ley Nacional de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar (Ley N° 27.118), ProHuerta inició una nueva etapa donde, además de continuar su estrategia tradicional de promoción de la autoproducción de alimentos, se desarrollaron nuevas herramientas, proyectos especiales y grupos de abastecimiento local para poder incluir en su trabajo a los productores de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y promover la producción agroecológica de alimentos, el acceso al agua y los recursos productivos necesarios, el desarrollo de ferias, mercados populares y otras estrategias de comercialización de proximidad.

Luego de estos 30 años de trabajo alcanza a 4 millones de personas, del campo y de la ciudad, gracias a una red federal de 9.192 promotoras y promotores voluntarios, promoviendo más de 744 ferias agroecológicas.

El programa trabaja además con 637.847 huertas. De ese total, son: 617.975 familiares; 1.826 comunitarias; 5.046 huertas institucionales y 13.000 escolares. Además, ha permitido el acceso al Agua a más de 16.000 familias rurales.

Coordinando acciones con más de 3.000 organizaciones e instituciones en todo el país, como la Asociación Cirujas (Red de Organizaciones barriales de La Matanza).

Frente al contexto de emergencia alimentaria el ProHuerta ha sido reconocido por el Presidente de la Nación (discurso de apertura de sesiones) como una herramienta que puede aportar mucho a la lucha contra el hambre y la promoción de derechos de las familias.

continuar leyendo

Vecinales

«Alta Movida» es el nuevo programa de participación juvenil de Lanús

Publicado hace

Esta propuesta destinada a vecinos de entre 14 y 30 años fomenta el interés en el diseño de políticas públicas.

En el marco del Día Mundial de la Juventud, el Municipio presentó Alta Movida, un espacio de desarrollo e inclusión para que los adolescentes y adultos jóvenes puedan intercambiar ideas, generar herramientas de crecimiento constante y sentirse parte de un equipo de trabajo con intereses afines.

«Estamos convocando a vecinos de entre 14 y 30 años para que sean protagonistas y participen del desarrollo de políticas públicas», señaló el subsecretario de Empleo y Juventud local, Ricardo Rodríguez.

Alta Movida se constituye además, como una propuesta destinada a facilitar a sus integrantes el acceso a la educación, el deporte, la cultura y el mundo laboral, como así también, incentiva a sus miembros a involucrarse y formarse en cuestiones de salud, género, ambiente o tecnología.

Este programa está dividido en seis comisiones según el área temática. Las mismas son: Cultura y Educación, Salud y Género, Compromiso Social, Empleo y Tecnología, Deportes y Ambiente.

Los interesados deberán completar una breve encuesta que está disponible en el sitio oficial del Municipio. Para más información, se puede ingresar a www.lanus.gob.ar/altamovida

continuar leyendo

Destacado

This site is protected by wp-copyrightpro.com