Contactanos

Policiales

Avellaneda: Desbaratan la cocina de “Doña Adriana”, producían cocaína, pasta base , marihuana y la distribuían en todo el sur del conurbano

Publicado hace

Una banda narco liderada por una mujer conocida como “Doña Adriana”, dedicada a comercializar estupefacientes en diversas localidades del conurbano y en CABA, y que había montado una “cocina” para la producción de la droga, fue desbaratada en las últimas horas luego de múltiples allanamientos realizados por efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires, quienes apresaron a cuatro personas.

Producto de los operativos, los efectivos apresaron a los miembros de la organización -incluida su líder de 45 años – y secuestraron alrededor de siete kilos de cocaína (2700 dosis fraccionadas y listas para su venta, cuatro bolsas y dos trozos),  100 kilos sustancias de corte, 700 gramos de pasta base y varias dosis de marihuana, siete celulares, dos balanzas de precisión y dinero en efectivo.

Además, las autoridades incautaron un revólver calibre 357, una pistola marca Bersa calibre 380, un pistolón, municiones, un automóvil Ford Fiesta, una prensadora, un crique hidráulico, 10 litros de Eter y Acetona, caloventores, jarras, ollas y tapers medidores.

Los allanamientos estuvieron a cargo de oficiales pertenecientes a la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Lomas de Zamora y se llevaron a cabo en San Francisco Solano, Avellaneda y Villa Zavaleta (CABA).

De acuerdo a la investigación, los ahora detenidos habían montado una red de narcomenudeo que operaba en diversos barrios del conurbano sur y en Capital Federal. Además, utilizaban un domicilio en Avellaneda como cocina de droga  donde producían y fraccionaban las sustancias.

En primer lugar la policías apresó a dos miembros de la banda criminal, apodados “Titu” de 29 años y “Palito” de 23, en el barrio de emergencias Vetarram, ubicado en San Francisco Solano, Quilmes. Estos dos sujetos se encargaban de distribuir los narcóticos (fraccionados en bolsas de 5 a 10 gramos) en distintos puntos de venta del conurbano.

Continuada la investigación, que incluyó tareas de campo, seguimiento, vigilancia encubierta, toma de placas fotográficas, filmaciones y escuchas telefónicas, los efectivos identificaron una vivienda ubicada en la calle Chile Nº 674, en la localidad de Piñeiro, Partido de Avellaneda, donde los miembros de la banda habían montado una cocina/laboratorio para la producción de los narcóticos.

Finalmente, las autoridades dieron con el paradero de Doña Adriana y su mano derecha, un sujeto conocido como “Hugo”, de 29 años, que era el que manejaba las ventas por teléfono, tras varios allanamientos llevados a cabo en Villa Zavaleta, Capital Federal.

Todos los detenidos quedaron a cargo del Juez Federal Nro. 1 de Lomas de Zamora, Dr.  Federico Hernán Villena.

Policiales

Florencio Varela: Detienen a a 22 personas por realizar fiesta en cuarentena

Publicado hace

La secretaría de Gobierno informó que, en el marco de los controles que llevan a cabo las fuerzas de seguridad con responsabilidades en el distrito, para el cumplimiento efectivo de las medidas dispuestas para evitar la propagación de la Covid-19, esta mañana fueron aprehendidas 22 personas que se encontraban haciendo una fiesta, en un domicilio ubicado en el cruce de la avenida Hipólito Yrigoyen con la calle Ameghino de este distrito.

De acuerdo a lo informado esta tarde por la Superintendencia de Seguridad AMBA Sur, el encuentro de las personas sería una “fiesta electrónica” que se venía desarrollando “durante todo el transcurso de la noche, según varios vecinos del lugar”.

Además, la dependencia policial indicó que desde el Juzgado Federal de Quilmes, su secretario, el doctor Fernando Arturi, dispuso “medidas de rigor para con los imputados” los cuales fueron trasladados a la seccional tercera de policía.

Las primeras actuaciones atribuyen a los demorados ser infractores de los artículos 205 y 239, del Código Penal.

El primero de los artículos reprime “con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

En tanto, el segundo, condena “con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal”.

Los imputados son 15 hombres y siete mujeres, todos mayores, que tienen entre 21 y 44 años de edad, entre ellos comerciantes, empleados y profesionales, instruidos.

Tres tienen domicilio en Florencio Varela; siete en CABA; cinco son de Quilmes; y los demás llegaron desde Tapiales, San Martin, Villa Bosch, Loma Hermosa, Villa Ballester, Aldo Bonzi y Bernal.

Las autoridades de seguridad (Policía y Guardia Comunal) arribaron al lugar tras detectar la cantidad de automóviles estacionados en la vereda de la vivienda anfitriona del evento, algunos de ellos en infracción.

Por tal motivo, y a instancias de la Justicia Federal, también se inspeccionaron siete vehículos (Peugeot 308 (2), Mercedes Benz A200, Jeep Renegade, Jeep Gran Cherokee, Renault Clío y Volkswagen Amarok), dos de los cuales fueron secuestrados.

continuar leyendo

Policiales

La Matanza: Quisieron huir de un asalto pero por un «verdurazo» terminaron detenidos

Publicado hace

El hecho sucedió este domingo cuando al menos 2 motochorros asaltaron una carnicería de la calle Cobo y Víctor Hugo, en el Barrio Independencia en González Catán.

Según los primeros datos todo empezó en este local cuando arribaron los delincuentes, allí se habría producido el sonido de una detonación de arma de fuego por la cual salieron los vecinos alertados a la vereda.

 

Tras esto, son testigos del intento de huida de los asaltantes en moto pero un verdulero de la cuadra les tiró con un cajón de verdura lleno y logro hacer que la pareja de malvivientes cayera al suelo.

Al instante los vecinos enojados lograron agarrar a uno de ellos, quien recibió varios golpes dejándolo mal herido para más tarde ser trasladado a un nosocomio, mientras que el complice que trato de huir fue retenido en el patio de una casa donde trato de ocultarse pero fue reducido y luego detenido por la policía.

 

continuar leyendo

Policiales

Liberan al policía que mató de 18 balazos al joven que lo asaltó cuando iba a comprar una Play

Publicado hace

El policía federal que a fines de mayo último mató de 18 balazos al joven que lo asaltó tras haber acordado venderle una PlayStation a través de una red social, en el partido bonaerense de Avellaneda, fue excarcelado en las últimas horas, luego de que una jueza entendiera que se trató de un homicidio «con exceso en la legítima defensa», a pesar de que el fiscal había pedido que siguiera detenido.

«Veo que quieren dejar el crimen en la nada; me parece que la jueza está actuando mal porque (el acusado) no tenía derecho de acribillarlo así, voy a llegar hasta lo último, esto no va a quedar así», dijo a Télam David Barrios, padre del joven asesinado.

Fuentes judiciales aseguraron que la decisión de excarcelar a Osvaldo Nicolás Rendichi (24) fue adoptada por la jueza de Garantías de Lomas de Zamora Brenda Madrid, quien recaratuló la causa por un delito más leve, a pesar de que el fiscal Elbio Laborde había solicitado la prisión preventiva del policía por «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego» en perjuicio de Lucas Barrios (18).

Ante esta decisión, el policía recuperó su inmediata libertad, a pesar de que seguirá siendo investigado en el marco de la causa por la muerte del joven.

«Con los tiros que le pegó en la pierna se la destrozó, tenía el hueso quebrado, ya con eso estaba reducido porque el arma se le había caído y (el policía) volvió a matarlo de un balazo en el pecho», había dicho a Télam tras el hecho el padre de Barrios, quien pidió que el caso no quede impune.

La versión del hombre contradijo a la que el agente de la policía Rendichi dio en primera instancia en la comisaría 1era. de Avellaneda y que ratificó en su indagatoria ante el fiscal Laborde,

El efectivo relató que el hecho se registró la tarde del 30 de mayo en Pinzón al 1500, a pocas cuadras del estadio del Club Atlético San Telmo, ubicado en el límite entre la Isla Maciel y Villa Tranquila, en Avellaneda.

Según sus dichos, él pactó a través de una red social comprar una PlayStation 4 por 17.000 pesos y se dirigió vestido de civil junto con su hermano a bordo de su auto Chevrolet Vectra gris para encontrarse con el supuesto vendedor.

Al llegar al lugar, un joven se acercó y le dijo que lo acompañara unos 20 metros por un pasillo del barrio, tras lo cual apareció otro hombre que amenazó al policía con fines de robo.

Según su testimonio, Rendichi se identificó como policía y desenfundó su pistola Bersa calibre 9 milímetros, momento en que el asaltante efectuó un tiro y él lo repelió con cuatro disparos.

Pero el padre del joven asesinado desmintió la declaración del policía sobre un presunto enfrentamiento.

«Yo estaba laburando a unos 30 metros del lugar donde fue todo, vi que el auto pasó y de repente escuchamos los balazos, pero nada que ver lo que dijo el policía sobre que hubo un enfrentamiento porque los 18 tiros que se escucharon fueron de una misma pistola, la de él», afirmó a Télam.

El hombre agregó que Rendichi «se puso el arma en la cintura y bajó de nuevo, ahí se escuchó otro tiro que la gente dice que le pegó en el pecho» y reiteró que su hijo «no disparó en ningún momento».

Barrios agregó que «la mujer de un amigo le decía que deje de tirar, que deje de tirar, y seguía tirando», por lo que él consideró que el policía «vino a matarlo, lo ejecutó para hacer justicia por mano propia».

Tras los disparos, el efectivo se dirigió rápidamente a la comisaría 1era. de Avellaneda, donde fue detenido y dio su versión de lo sucedido, entregó su arma reglamentaria y una pistola 9 milímetros marca Tanfoglio que habrá que determinar si la llevaba un tercero, como dijo el acusado.

Barrios por su parte fue llevado con múltiples heridas de bala al hospital Fiorito, donde falleció y se determinó que presentaba 23 orificios, de los cuales 18 eran de «entrada».

El fiscal Laborde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada en Avellaneda, dispuso la aprehensión del efectivo Rendichi, por «homicidio agravado por el uso de arma de fuego» pero, ahora, la causa fue recaratulada por la jueza Madrid, quien consideró que se trató de un «exceso» al defenderse del intento de robo.

 

 

Telam

continuar leyendo

Destacado

This site is protected by wp-copyrightpro.com