9.6 C
Buenos Aires

Aparece enterrada como NN una adolescente que desapareció hace 15 años

Una chica de 14 años, Mariela Tasat, tomaba mate con su hermano el 7 de setiembre del 2002 en la puerta de su casa en Lanús Este. Cuando él volvió de atender un teléfono, ella ya no estaba. Su madre, Luisa Olivera, comenzó una búsqueda angustiosa, que la llevó a prostíbulos donde le decían que podía estar su hija, barrios lejanos y desconocidos. También sufrió amenazas.

Acudió a Missing Children pero los resultados fueron nulos. Mariela estaba desaparecida y no había ningún rastro de ella. Luisa no dejaba su casa por miedo a que ella la llamara. No perdía las esperanzas. «El teléfono es lo más sagrado que tengo, voy a comprar y vuelvo. Ni de vacaciones me voy» , aseguraba. A los pocos meses, su marido murió de pena.

«Capaz que se fue con un noviecito», le decían Luisa en las comisarías. «Dicho por las amigas, que mi hija no tenía novio. No quería. Tenía 14 años, jugaba con muñecas. Era grande y chica a la vez», repetía. «El resto de mi vida la voy a seguir buscando. No voy a parar. A mi me tienen que matar para que deje de buscar a mi hija».

La causa se archivó, y salvo la familia, que cargó con el dolor, nadie volvió a encargarse hasta hace algunos meses. La principal hipótesis fue siempre que había caído en manos de una red de trata de personas. Entonces, a pedido de la Fiscalía 1 de Lomas de Zamora a cargo de Viviana Giorgi, la investigación se reabrió. Pidieron informes a todos las morgues y cementerios de la zona y se descubrió que Mariela estaba enterrada como NN. Se exhumó un cuerpo, se tomó su huella dactilar derecha y se llegó a la conclusión indubitable de que se trataba de la chica.

Mariela había tenido un accidente en las vías del Ferrocarril Roca y después de pasar por dos hospitales, el vecinal de Lanús y el Fiorito ,murió. Todo el tiempo que duró la búsqueda estuvo enterrada a un kilómetro y medio de su casa, donde nadie se le había ocurrido buscarla.

En el medio, hubo 15 años de ineficiencia y desidia. Mariela no pudo cumplir su sueño de convertirse en maestra jardinera. Los peluches con los que jugaba siguen sobre su cama, que la esperó tendida 15 años.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

La Matanza: Seminario Online «ESI y el Folklore»

En el marco de la agenda de actividades y formación online encarada por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad...

La Plata: El programa de reciclado informático de la UNLP donó computadoras a hospitales de la región

La virtualidad y el acceso a la tecnología se convirtieron en herramientas fundamentales para que los hospitales y centros de salud de...

San Fernando-Tigre: Comenzó el operativo “Mi Registro Mi Barrio” en el Delta

Los vecinos residentes en las islas del Delta tienen la posibilidad de realizar trámites para la obtención y renovación del DNI, gestionar...

Atletas y entrenadores olímpicos y paralímpicos serán vacunados contra COVID-19 en el marco de su participación en Tokio 2020

El Ministerio de Salud de la Nación, el Ministerio de Turismo y Deportes y el Comité Olímpico Argentino (COA) comunicaron que los...

¡SEGUINOS!

This site is protected by wp-copyrightpro.com