20.4 C
Buenos Aires

Merlo: Comenzó el juicio por el asesinato de una niña en manos de motochorros

Mayda Saccone iba de la mano de su madre cuando recibió un balazo, producto de la huida de los delincuentes que habían asaltado una distribuidora de gaseosas en Merlo, en julio de 2015. Dos hombres comenzaron a ser juzgados el viernes por el crimen. El juicio está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Morón, integrado por los jueces Osvaldo Cerrati, Humberto González y Aníbal Termitte y los imputados también llegan al debate acusados de otros dos asaltos a comercios posteriores al crimen de Mayda, en uno de los cuales una mujer fue tomada como rehén y llevada hasta su casa para robarle dinero.

Los acusados son Gabriel Zapata (23) y su cuñado Darío Pucheta (30), quienes llegaron al juicio acusados de los delitos de ‘robo agravado reiterado por el uso de arma de fuego, tres hechos, portación ilegal de arma de guerra, homicidio críminis causa, es decir, el que se comete para lograr la impunidad de otro delito, en este caso el robo y privación ilegítima de la libertad.
Según las fuentes, el debate contará con la presencia de 25 testigos y la acusación estará a cargo de los fiscales Patricio Pagani y Cecilia Cortfield.

El raid delictivo comenzó cerca de las 11 de la mañana del lunes 27 de julio del 2015, cuando dos delincuentes en moto asaltaron una distribuidora de gaseosas en la calle Gaboto y Tellier, de Merlo. Allí, los asaltantes no lograron apoderarse de dinero y huyeron apenas con un teléfono celular de uno de los empleados, según establecieron los investigadores policiales. En la fuga, los ladrones efectuaron varios disparos presuntamente intimidatorios, pero uno de ellos impactó en Mayda, quien en ese momento caminaba de la mano de su madre por la vereda de la calle Gaboto, y cayó gravemente herida.

Según determinaron los médicos, el balazo ingresó de arriba hacia abajo por el tórax, le tocó el corazón y le provocó la muerte en pocos minutos. Tras el crimen de Mayda, los delincuentes escaparon en la moto y concretaron un segundo asalto en un maxiquiosco de la calles Loma Grande y Agustín Ferrari,  y finalmente en otro maxiquiosco cerca de la ruta 200, a unas 15 cuadras del primer hecho.
En este último episodio, los delincuentes tomaron como rehén a una mujer y la llevaron hasta su casa, a pocos metros de distancia, y le robaron 5000 pesos en efectivo.

Los motochorros contaban con antecedentes

Los dos sospechosos aprehendidos  se declararon inocentes ante los fiscales de la causa que luego solicitaron que ambos queden formalmente detenidos.
Se trata de dos cuñados identificados como Gabriel Zapata (de 23 años) y Darío Pucheta (30),quienes cuentan con antecedentes policiales por distintos delitos desde 2003 a la fecha, entre ellos por un homicidio, tenencia de armas, robos y hasta infracción a la ley de drogas.
Zapata y Pucheta, quienes habían sido detenidos por el crimen de Mayda Saccone, fueron indagados por la fiscal Cecilia Corfield y Patricio Pagani, de la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 5 del Departamento Judicial Morón. Ambos contaron con una defensa oficial y en un breve descargo dijeron ser inocentes y que no iban a responder preguntas.
Tras la indagatoria, los fiscales Pagani y Corfield solicitaron a la jueza de Garantías Mónica López Osornio que decrete la detención formal de los dos acusados por los delitos de “robo agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causa”.
Entre estas diligencias, se someterán a reconocimiento de los testigos presenciales del hecho la moto Yamaha XTZ de 250 cc. secuestrada en poder de los sospechosos y también tres camperas de éstos. “No se puede hacer reconocimiento en rueda de personas porque los delincuentes llevaban colocados los cascos”, se explicó, agregando que hay una pistola calibre 9 milímetros incautada y que será sometida a peritajes para determinar si es el arma homicida.
Por su parte, el fiscal Pagani dijo que “los acusados tuvieron la clara intención de matar por matar, sin apreciar la vida de personas en la vía pública, por lo que no tuvieron la intención mínima de dejar de disparar para cubrir su huida”. “Los detenidos viven en una misma casa en el barrio Arco Iris, también en Merlo, lugar donde se secuestró la moto Yamaha, un casco negro, las camperas, una tapa de un aparato marca Nextel modelo viejo que sería el del teléfono robado en la distribuidora, tres cartuchos calibre veintidós y la pistola nueve milímetros con ocho municiones en el cargador”, añadió Pagani.
Entre los antecedentes penales que figuran en las registros policiales, Zapata cuenta con una causa de 2014 por robo simple e infracción a la Ley de Drogas Nro. 23.737, mientras que Pucheta estuvo imputado entre 2003 y 2007 por tenencia ilegal de arma de guerra y municiones, tentativa de homicidio y homicidio simple.

Testigos de identidad reservada complico aún más a los acusados

En la segunda jornada en el juicio oral una testigo de identidad reservada “complicó” a los imputados. Las fuentes judiciales consultadas indicaron que en la audiencia de ayer, también la mamá de la nena, Verónica Acuña, aseguró al tribunal que “no pudo reconocer a los que iban en la moto” porque pasó todo muy rápido, pero “reconoció la moto en la que los delincuentes iban”.
Por su parte, el testimonio dado por una mujer presentada por la fiscalía como una “testigo con identidad reservada” mantuvo los dichos que contó en su declaración testimonial en la etapa de instrucción tras la muerte de la nena, declaración que complica a los acusados.
La testigo le solicitó al tribunal que todos los presentes de la sala, incluido a los acusados, se retirasen al momento de declarar para lograr estar tranquila y contestar todo lo que preguntaban los jueces y las partes, indicó el informante. También pasaron a declarar como testigos policías a cargo de la investigación y peritos policiales.
Los fiscales Patricio Pagani y Cecilia Cortfield son los encargados de la acusación junto al abogado Luis Rappazzo, que representa a la familia Acuña, mientras que las víctimas de los otros hechos son representados por la fiscalía.
Los acusados Gabriel Zapata (23) y su cuñado Darío Pucheta (30), quienes se declararon inocentes al comenzar la primera jornada del debate ante el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Morón, integrado por los jueces Osvaldo Cerrati, Humberto González y Aníbal Termitte, estuvieron presentes en la segunda jornada.
Los imputados también son juzgados como acusados de otros dos asaltos a comercios, posteriores al crimen de Mayda, en uno de los cuales una mujer fue tomada como rehén y llevada hasta su casa para robarle dinero.

 

Fuente: Merlo Ahora

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Quilmes: Mayra Mendoza entregó nuevos moviles policiales

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, entregó de 10 nuevos patrulleros para la Policía Bonaerense en el Polideportivo Municipal, ubicado en la...

San Miguel: Persecución y detención de una banda que hacía entraderas

La Policía Municipal de San Miguel detuvo a una banda de delincuentes, que había robado en varias casas del distrito y de...

San Martín regulará el autocultivo de cannabis para uso medicinal

 Municipio de San Martín informó que aprobará una ordenanza para regular el autocultivo de la planta de cannabis con fines medicinales, terapéuticos...

Tigre: El Presidente Alberto Fernández estuvo presente en la inauguración de una planta de Volkswagen

El presidente Alberto Fernández participó esta mañana de la inauguración de la nueva planta de pintura de la empresa automotriz Volkswagen Group...

¡SEGUINOS!

This site is protected by wp-copyrightpro.com