27.3 C
Buenos Aires

Incesante latir de letras

Por Carlos Rigel (Colaborador Especial)

 

Alberto Girri, el poeta argentino, decía en una oportunidad que los poetas eran más responsables hacia los sentimientos del ser, dicho casi en menoscabo de la narrativa; configuraban para la prosa, en su opinión, una imposibilidad restrictiva del género. Sin embargo, la historia de la literatura dice que sobreviven en la memoria social los personajes definidos por la narrativa. En una edad donde prospera la escritura de poesía no hay poetas, como afirma Bukowski, Pero quizá haya personajes ficticios.

Podemos inferir que mucha poesía es escrita sin un pensamiento poético en su origen. Los autores de poemas a menudo crean una esfera imaginaria de belleza y felicidad para inspirarse y escribir versos que ni ellos disfrutan, y con los cuales a veces se fuerzan a una identificación frívola que no les cabe. No alcanza con vestirse de poeta y ni siquiera con escribir poesía, cuando a su lado tienen la suma de la realidad y la actualidad sin evasiones, cruda, maravillosa, fría o cruel para inspirarse y acaso reinventarla.

A menudo el poeta se cierra sobre sí mismo y con el juego de palabras piensa que basta como novedad, pero hay que recordarles que sin la subjetividad nacida en los extremos cotidianos sería inconcebible la Oda a la farmacia, de Neruda, porque no es difícil congeniar la maravilla en el vuelo de la golondrina o de la gaviota, lo difícil es encontrarle belleza al vuelo de la gallina: ese es el desafío.

Sin duda, la prosa se ha acercado más a la exploración del ser real desde su nacimiento y al mundo posible con exuberancia en el último siglo narrativo, cuyo paradigma es el ser desnudo en toda su potencia frente a las circunstancias o comunes o extraordinarias de la vida. Es el lado subversivo de la narrativa. Tanto novelistas como cuentistas hacen un dios de cada personaje ficticio, y siendo letra, les dan vida a arquetipos ilusorios para volverlos probables.

He allí la maravilla de indagar almas posibles: ahora existen Quijote, Gatsby, Funes, Raskolnikov, Kane, Bovary, Samsa, Bloom, Vidal Olmos, Beatrice, Olivera, Doli, Buendía, Astier y tantos otros, como parte constitutiva de la humanidad cuando caminan a nuestro lado, además de quienes llegan de la mano con ellos y también coexisten, como Sonia, Sancho, Virgilio, Cruz, Recabarren, Molly, Dulcinea, etcétera. Y cuanto más profundiza el autor en el alma de su propia creación, más se aproximará a la existencia hasta cobrarlo real; incluso más real que su propio creador.

Es entonces cuando el personaje trasciende el libro y supera la ficción, para habitar en la galería humana de los supraexistentes, quienes están más vivos que una persona real y desbordan las generaciones. Así, cuando don Quijote es parte del memorial de nuestra familia, o la transformación de Samsa habita en nuestras pesadillas, o nos condolemos por las vicisitudes de Fantine y Jean Valjean, porque con todos ellos vivimos la desazón, la esperanza, la redención, la condena, el amor, la tragedia, la ilusión, entonces se ha resuelto el paradigma que intentaba separar lo ficticio de lo vivencial: ambos comulgan en la misma fuente de ese enigma que es el hombre, la humanidad.

La paradoja creativa no podría ser más cínica y descabellada: seres ficticios inmortales creados por dioses mortales de carne y sangre. Quizá estos últimos salven a los primeros de una vida fugaz y una muerte inevitable.

¿La poesía crea sentimientos? Puede ser, pero la narrativa crea vidas completas, unas fallidas, otras felices, pero muchas de ellas inolvidables. Incluso se vuelve exiguo el género del poemario de aplicarlo recto a La divina comedia por fuera de los sonetos barrocos detrás de los cuales Dante cruza los planos de la creación en busca de una idealización de Beatrice, a quien suponemos tan bella como Dulcinea.

Y así como Girri defendió los atributos de la poesía, también mencionemos a Sábato cuando simbolizó al novelista como un submarino capaz de descender a las abismos de ser, donde el rey y señor de las profundidades, o a Borges cuando, con una metáfora análoga, se refiere a Benedetti como un «buceador de aguas profundas», pocas veces tan acertada la imagen con el creador de vidas e historias.

Pero hay que pensar esencialmente como novelista y no como poeta para crear a Fierro o a Hamlet, además, también ser audaz para dejar de ser uno mismo y ser otro, alguien verosímil, alguien posible; eso mismo hace el narrador de historias cuando se viste con la piel de otro ser y de otros seres para vivir y transitar otras vidas. Es ahí donde caduca la poesía, en el origen mismo del realismo narrativo.

Tampoco toda historia escrita es un acierto, sólo dice que la apuesta es más alta, más imponente, un poema arriesga 20 renglones mientras que una novela apuesta 300 páginas, aunque el estilo de fracaso es el mismo: mala poesía o mala narrativa comparten el mismo cesto de basura y olvido, aunque es probable que el poema evada el cesto y camine a su edición oculto en una lista de títulos. Pero incluso el narrador también recurre al resumen del verso en los epígrafes del título, porque necesita de la concisión.

Todo es relativo, por suerte, pero de lo que se trata con el escrito, es de dar vida con la palabra. Y cuando al fin late, lo hace más allá del autor. La humildad, a fin de cuentas, no le sirve a un dios caído que escribe novelas.

CR

rigel

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Lanús: Bomberos de la regional Avellaneda –Lanús trabajan en el incendio de Valentín Alsina

El mismo se originó cuando se prendió fuego un camión que estaba dentro de un depósito de pinturas y solventes ubicado en...

Vicente López: Cine de animación para ver en la plataforma Lumiton

Hasta el próximo domingo 24 de octubre, quienes ingresen en la plataforma digital Lumiton, podrán disfrutar de la quinta edición del Festival...

El debate televisivo bonaerense fue moderado y tuvo el eje puesto en la economía

Los candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires para las elecciones legislativas del 14 de noviembre sostuvieron este miércoles...

Morón: El INTI y el Municipio presentaron la posta para relevar medidas corporales reales por la ley de talles

El intendente Ghi junto al presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Geneyro, y activistas de la diversidad corporal presentaron oficialmente...

¡SEGUINOS!

This site is protected by wp-copyrightpro.com