A horas de conocerse la sentencia en el caso de Maximo Escalada los padres escribieron una carta

, Vecinales

El pequeño Máximo perdió la vida el año pasado cuando la imprudencia de un adolescente que tomo sin permiso el coche de su padre, perdió el control del vehículo y luego atropello a este bebé de dos años. Es por eso que hoy, el protagonista del hecho sera sentenciado dentro de unas horas y familiares del niño piden justicia a traves de una emotiva carta.

En varias lineas expresadas en la red social “Facebook” la familia de Maximo o “Pepe”  piden justicia con este emotivo escrito:

“El miércoles 11 darán el veredicto al asesino de nuestro hijo Máximo. Es una lucha en la que llegamos hasta el final. Recordándote día a día. Tratando de seguir a los ponchazos. Siempre está el “te acordás cuando Máximo”. Cómo olvidar lo hermoso y tan bueno que eras. Un sueño que se había hecho realidad. ¿De quién es el bebé? De papáááá, decía él. Se te inflaba el pecho. Hoy ya todo es distinto. La falta de Máximo te lleva a ver las cosas con otros ojos. Sigan, tienen más chicos, no aflojen. Palabras de aliento que siempre agradecemos. Pero sin Máximo todo es distinto, difícil. En palabras se llama “sobrevivir”. Este miércoles esperamos una condena por homicidio simple. Las pruebas están. Los años, también, de 8 a 25. Falta que se animen a condenar. En criollo, que pongan los huevos para condenar y dejen de hacer lo que viven haciendo: dejar libres a los asesinos… Máximo, el ángel más lindo del cielo”.

¿Como ocurrió el hecho?

El hecho ocurrió alrededor de las 18 del martes 27 de septiembre último en la calle Álvarez Prado, entre Tigre y Juan de Langara, en el barrio Mitre de Villa Tesei, partido de Hurlingham, en el oeste del conurbano.

Poco antes, Nicolas Hermosilla lavaba el Chevrolet Corsa de su padre y, sin permiso de éste, decidió conducir unas cuadras e invitó a un amigo suyo, de 16 años, a acompañarlo.

Según lo que se dio por probado en el expediente, el joven alcanzó a dar una vuelta manzana hasta que no pudo controlar el vehículo, chocó contra dos autos estacionados y luego atropelló a Máximo, quien jugaba con su hermana en la vereda de su casa.

A raíz del impacto, el niño quedó atrapado entre el paragolpe del auto y el paredón de la casa y si bien fue trasladado de urgencia por sus padres al Hospital Posadas, murió cuando era asistido.

Por su parte, Hermosilla fue detenido por la Policía a dos cuadras del lugar del impacto, donde fue alcanzado en un campo municipal por unos vecinos que lo agredieron a golpes y lo entregaron, junto a su padre -que se acercó hasta el lugar- a los efectivos.

Tras ser aprehendido, el acusado fue sometido a un test de alcoholemia con el sistema de la “pipeta”, el cual dio que tenía 0,76 gramos de alcohol en sangre, cuando el máximo permitido para conducir es 0,50.

Hermosilla primero fue alojado en la comisaría de Villa Tesei, aunque luego debió ser trasladado a la seccional primera de Morón, lugar en el que se encuentra alojado para preservarlo de los familiares y vecinos del niño fallecido que realizaron un enardecido reclamo.

Cuando ocurrió el hecho, el padre del joven, Rolando Hermosilla, había relatado que él nunca le prestaba el auto porque temía que pudiera ocurrir algo y dijo que ese día, tras escuchar el ruido de un choque, encontró a su hijo todo lastimado dentro del vehículo.

“Habrá estado tomado, drogado o algo. La verdad que no sé que más decir. Me sorprende”, dijo Rolando y concluyó: “Le pido mil disculpas a la familia de la criatura y sé que todo lo que diga no les va a calmar el dolor que tienen.”

Deja un comentario