Diario de una docente del conurbano: “Me roban una vez por semana pero sigo viniendo por los chicos”

, Vecinales

Norma es una docente que dicta clases en una escuela primaria de Virrey del Pino, partido de La Matanza, y todos los días viaja desde Ramos Mejia mas de una hora a pesar de varios contratiempos.

48 años, casada y con tres hijos, la vida de Norma se inscribe dentro de la dinámica del conurbano, donde sus contrastes los vé desde que se toma el colectivo en una barriada de clase media en Ramos Mejia y en un viaje que dura una hora los distintos paisajes de una realidad tan cruda y latente se imprimen en la memoria de una mujer que con su delantal y tizas, celebra con sus alumnos los beneficios de la educación publica.

Periodista: ¿Que te motiva a seguir yendo a dar clases en una misma escuela?

Norma: Me motiva poder seguir con los chicos, yo doy clases en tercer grado de la primaria, en una escuela publica que sufre mucho, el olvido, la desidia, ademas que se meten a robar cada dos por tres, siento que los chicos me necesitan y ellos me lo hacen saber, me siento plena en mi profesión y como mamá poder darles un espacio donde me cuenten sus cosas, donde los puedo ayudar.

P: ¿Que tipo de ayuda les das?

N: La mayoría de las veces junto ropa para donar, hacemos algún fondo común con otros docentes para ayudar a alguna mamá con mercaderia, cosas de ese estilo, o a veces me preguntan las mamis a que hospital pueden ir para hacer tal tramite o que las atiendan o casos muy jodidos tuve, cuando en la casa sufren violencia de genero las oriento como hacer la denuncia, pasan muchas cosas en una escuela del conurbano, mas si esta en un barrio con muchas necesidades, como lo esta la escuela.Una buena que tenemos es que muchas personas se nos acercan a donar libros, o cosas para la escuela, hasta el municipio nos trajo libros y material que nos hacia falta, siempre agradecemos todo, el barrio coopera mucho, hacemos rifas, festivales para recaudar fondos para arreglar algo.

P:¿Alguna vez dijiste “no voy nunca mas”?

N: Si, mas cuando me quieren robar, de la parada del colectivo hasta el colegio tengo que caminar maso menos 6 cuadras, tipo 6:30 a 7:14 del mediodia camino y todas las semanas al menos una vez tengo intentos de robo, pero son los mismos chicos del barrio, a los que yo les di clases son 3 o 4 pibes, fueron mis alumnos, vienen “dados vuelta” de la droga que consumen, me ven en la calle y enseguida me dicen “Norma dame algo dale no te ortives” , hay veces que estaban tan pasados de rosca que me revisaban los bolsillos, y yo por miedo no decia nada hasta que hable con el director de la escuela y como son del barrio los fuimos a ver y les hablamos que por favor paren de querer robarnos algo, pero las drogas los estan matando y no pueden coordinar bien se ve, pero dentro de todo no se zarpan ya vienen a veces de mala gana a pedirme, a veces se me pasa por la cabeza que tengan un arma y que me maten, pero son pibes que estan enfermos me da mucha tristeza.

P:¿Otros colegas tuyos también sufren lo mismo?

N: Si, a un profe de la secundaria le robaron las ruedas, a varias profes la cartera, no se si son los mismos que me roban  a mi, pero si son los mismos nadie puede hacer nada porque son menores, pero lamento tanto que los vi crecer, les enseñe y ahora cayeron en la droga (LLORA) siento mucha pena, eran muy amorosos, uno de ellos me hacia dibujos, yo me acuerdo de todos mis alumnos, y a varios de ellos verlos asi me parte el corazón.

P:¿Como ves el papel de la escuela en esta actualidad?

N: La veo muy contenedora, somos psicólogos, asistentes sociales, nutricionistas, somos de todo un poco ademas de docentes, porque no podes enseñar si viene un chico que no comió una noche antes, te das cuenta porque se duermen, y tienen muchas ojeras, ya con el tiempo ya tengo mas cancha y me doy cuenta, para eso estamos creando con mis colegas un almacencito de frutas, algun que otro bocado como algún alfajor, o sandwcihs, lo que podamos . Espero que la sociedad respete a la escuela porque muchas veces hacemos cosas que los politicos no hacen, creo que se perdio el respeto hacia la escuela, hacia lo que da a sus alumnos y a la comunidad, pero no solo pertenece a la sociedad esto, sino que los mismos politicos fomentan eso diciendo que nosotros somos vagos, que tenemos 3 meses de vacaciones, que es mentira, que no aceptamos nada, que tenemos de rehén a los chicos, a veces nos sentimos muy basureados.

P:¿Y este dia del maestro como te encuentra?

N: Bueno, no puedo decir que bien porque ahora muchos de mis alumnos tienen un metro de agua en sus casas, muchos viven cerca de un brazo de Rio Matanza y me entere que se inundaron, es así mi realidad cotidiana, cuando hay clases y llueve gracias a Dios a mi marido le dan una hora de la mañana en su trabajo para traerme, yo no vengo con las zapatillas mojadas, pero mis alumnos si, estamos viendo que podemos hacer, si hacemos también un banquito de calzados o ropa para que usen en el aula asi por lo menos aca no tienen los pies mojados, sus zapatillas las ponemos a secar en una estufa mientras damos clases y cuando se van a su casa tienen todo limpito y seco. Encima son dos turnos, mañana y tarde, los chicos de la tarde tambien vienen con sus zapatillas mojadas y volvemos hacer lo mismo, esta es la realidad, pero sabes que no la cambio, me permitió crecer no solo profesionalmente sino como persona, yo si te puedo hablar de como se vive la pobreza, cosa que un político solo lo hace de oído, nada mas, se embarran sus zapatillas solo para la campaña.

 

Deja un comentario